Hablemos de dinero, nuestro dinero, ese por el que trabajamos día a día y esperamos que nos paguen cada quincena y fin de mes. A la mayoría nos incomoda hablar de nuestras finanzas, porque seamos sinceros, sentimos que no ahorramos lo suficiente, malgastamos nuestros ingresos de manera innecesaria o simplemente no tenemos idea de como administrar nuestro dinero de forma eficiente. 

La mayoría de personas dicen querer tomar el control de sus finanzas personales, pero realmente no saben cómo. Es cuestión de entender qué son las finanzas personales y por qué son tan fundamentales. En palabras simples, tus finanzas son todas las fuentes de ingresos que percibes cada mes y la manera en que los distribuyes en base a responsabilidades, eventualidades, proyectos y riesgos. Cada quien lo hace a su manera, y la parte realmente difícil es saber gastar tus ingresos, porque independientemente de lo que ganes, si no eres consciente de lo que gastas, tus ingresos nunca van a ser suficientes. 

Ponte a pensar un poco aquí. ¿Estás encima de todos esos gastos “hormiga” que poco a poco drenan tu cuenta sin que te des cuenta? Surge la verdadera pregunta:

¿Cómo llevar mis gastos personales saludablemente?

Aquí te dejo 5 tips para que puedas empezar a llevar tus gastos de una forma ordenada y logres irte a ese viaje de fin de año, compres la nueva computadora que quieres o simplemente logres una finanzas personales saludables. 

Sé consciente de lo que ganas 

A qué me refiero con esto? De que muchas veces hacemos cuentas en nuestra cabeza que no son realistas. Por ejemplo, si me compro esto ahora y no gasto ni un dólar en los próximos cinco días, llegaré a la otra quincena. No. Hay que ser consciente de tus ingresos y de lo que te rendirán. 

No gastar por gastar

A veces es bueno darnos nuestros gustitos, pero ¿realmente lo necesitas? Cuando estás tratando de llevar un presupuesto que te permita tener un “colchón” para cualquier eventualidad o proyecto personal, lo mejor es diferenciar tus responsabilidades (tus gastos fijos) de aquellos que no son necesarios. Aprender a decir no, es clave. 

Llevar un registro de tus gastos

Tener un control de lo que gastamos es la mejor manera de moderarse al momento de hacer compras impulsivas. Al llevar un control de tus gastos siempre estás consciente de cuánto dinero tienes y cuánto puedes gastar. Llevar un buen registro de tus gastos no solo te permitirá controlar mejor tu dinero, pero te ayudará a ahorrar cada centavo. Y cada centavo cuenta.

Diversifica tus ingresos

Tener varios ingresos de dinero suena ideal, pero ¿cómo lograrlo? Una vez logres controlar tus gastos y tengas ese “colchón” de ahorro, tienes que moverlo. Invierte en proyectos personales que te llamen la atención y que sepas que te pueden generar un retorno favorable en el futuro. Toma riesgos calculados, si estás en tus 20 es el momento de tomar esos riesgos para tener la vida que quieres. 

Si tienes el tiempo y energía, toma parte de esos ahorros y emprende. Pudieras tratar de conseguir otro tipo de trabajo, pero acuérdate, el punto es poner al dinero a trabajar para ti, no trabajar para el dinero. 

No gastes tu tiempo

El mundo cambió y ahora es más rápido que nunca. Tienes que mantenerte al paso o te dejará atrás. Por eso no pierdas el tiempo y ocupa herramientas que te ayuden a facilitar las tareas del día a día. ¿Enserio quieres llegar a tu casa y anotar tus gastos del día en una hoja de excel? No te compliques, teip te ayuda a digitalizar todos tus pagos y a organizar y visualizar rápidamente tus gastos desde tu celular. Convierte el tiempo perdido en tiempo bien invertido para vivir y aprovechar tus finanzas personales. 

Luis Sandoval

Luis Sandoval

Community Manager

Discusión